Soy el hijo mayor de Chamaco, un loco creativo, divertido, noble y soñador que moría por mi mamá, la mujer más valiente, inteligente y amorosa que he conocido; ambos los padres más lindos del mundo. Tengo dos hermanos que quiero mucho y veo poco. Francisco (Panchito), alias el Jaguar que tiene una personalidad cojonuda y es más bueno que el pan, y la Mary, más conocida como “La Soltera Codiciada” que brilla por sus varios talentos y su habilidad para escribir y comunicar.

Me casé hace 15 años con Isa que es un amor de mujer y la mamá más dulce del mundo. Tenemos dos hijos por los que francamente se me cae la baba. Diego, más conocido como “Diegosorio”, un pequeño mago usando las palabras, de corazón noble y alma creativa y, Joaquín, alías Ósori, que va por los 11 años y cuenta con un magnetismo, una sensibilidad y una gracia propia de los artistas más talentosos.

Sí, en suma, soy un tipo con pocos dramas que cargar y muchas bendiciones que compartir. Estoy agradecido a la vida por ello y eso me hace una persona con vocación de alegrar y hacer felices a los que me rodean. Así lo tuve y lo aprendí y quizás por ello, puedo compartirlo con los demás. Recuerdo que mi papá siempre me decía, “enano, tu eres la alegría de vivir”. Me tomó tiempo concluir que esa frase era más que un cariño de padre, esa frase es mi luz, quizás es lo más especial en mí y es desde ahí que puedo influir en cambiar mi mundo y el de los que me rodean. Ese soy yo en mi esencia más básica y mis ideas siempre vendrán envueltas en este perfume de alegría de espíritu y buena onda.